¿Todo lo rico engorda?

Actualizado: 28 de may de 2019

Es muy común escuchar la frase: Todo lo rico, engorda!. Algo que hasta cierto punto llega a ser verdad, por que uno de los principales factores que agrega sabor a nuestros platillos son las grasas, que a su vez es también el nutriente que más calorías aporta.

Pero cuidar nuestra alimentación no significa tener que olvidarnos del placer de consumir alimentos ricos.

Con sólo implementar algunas estrategias fáciles a la hora de preparar nuestras comidas o elegir que comer podemos reducir el aporte calórico o mejorar la calidad de nuestras comidas favoritas sin perder el sabor.


1. Método de cocción

Una de las mejores estrategias para reducir las calorías que aporta un alimento es mejorar la técnica de cocción. Los alimentos fritos o empanizados absorben mayor cantidad de grasa, y por lo tanto sumamos más calorías a nuestros alimentos Una mejor opción es prepararlos al horno o a la plancha.


2. Aprender a porcionar nuestros alimentos

Cuando hablamos de alimentos muy calóricos el objetivo sería porcionar nuestros alimentos, así como los toppings con los que lo acompañaremos. Por ejemplo en las pastas, se controla la porción y se acompaña con una buena porción de vegetales y algún corte magro o una buena porción de proteína baja en grasa.



3. Reemplazar alimentos no tan saludables

Si vamos a consumir una pizza, por ejemplo, la estrategia más indicada sería optar por un queso descremado, incorporar vegetales que nos aporten fibra , volumen y por lo tanto favorecer la saciedad, una salsa natural, así como una opción de masa integral o a base de vegetales (coliflor).



4. Incluir alimentos que nos hagan sentir llenos

La saciedad que produce un alimento también es importante a la hora de comer, los alimentos crudos o frescos generan más salivación por promover su masticación para ablandarlos, esto aumenta las señales de saciedad. Así como también esta comprobado que los alimentos ricos en fibra y de consistencia sólida aumentan aún mas la saciedad ya que permanecen más tiempo en nuestro estómago. Por ejemplo frutas y verduras, como el apio.


5. Busca opciones saludables

Si un día tenemos antojo de un panecito, por ejemplo, podemos optar por muffins integrales con frutas, que nos van a aportar más fibra, vitaminas y minerales, que un pan dulce refinado y que son más ricos en grasa. Incorporar alimentos dulces genera cierta sensación de bienestar, un ejemplo son las frutas, inclúyelas en tus snacks, estarás comiendo más vitaminas y minerales sin renunciar a lo dulce, y sin incluir azúcares añadidos en tus alimentos.

“Lo rico no está peleado con lo saludable”


41 vistas

#EligeInteligente

  • Spotify_HabitosInteligentes
  • HabitosInstagram
  • Facebook Habitos
  • Twitter Habitos

©2020 Hábitos Inteligentes.