• ELN. Daniela Ortiz

Nutrigenómica

“Antes pensábamos que nuestro futuro estaba en las estrellas. Ahora sabemos que está en nuestros genes”

-James Watson

Existe una relación innegable entre la salud y la dieta, y en los últimos años ha despertado gran interés para los profesionales de la salud. La nutrición forma parte de un enfoque interdisciplinario en la prevención y tratamiento de enfermedades. Los nutriólogos han utilizado un método estandarizado de atención, ya que han seguido patrones en la práctica que tipifican a los pacientes. Las dietas que alteran el consumo de los macro y micronutrientes, no tienen el mismo efecto en todas las personas, ya que no todos cabemos en el “mismo molde”, esto se debe a que la dieta es un factor ambiental que interactúa con los genes.

La variabilidad genética (1) influye en la absorción y metabolización de los alimentos, así como los nutrientes y componentes de los alimentos pueden afectar y regular la actividad genética directa e indirectamente. Los avances en el campo genético, han causado un incremento en el interés y la necesidad de personalizar la nutrición, para tratar padecimientos como la obesidad tomando en cuenta la interacción entre la dieta, los genes y la salud. Así surge el campo de la nutrigenómica, una ciencia que busca estudiar la relación entre el genoma humano y la nutrición. Por lo tanto, las estrategias nutrigenómicas en la nutrición, incluyen el análisis de la expresión génica y los perfiles bioquímicos.


Actualmente existen compañías genómicas en línea que ofrecen pruebas genéticas a los consumidores. Los clientes envían su saliva y se les hace una genotipificación (2), y reciben un perfil genético. La mayoría de estas empresas se concentran en la nutrición y el rendimiento físico y afirman poder diseñar dietas basadas en la genética del individuo. Sin embargo, los científicos insisten que no hay suficiente evidencia para respaldar dichas declaraciones y que se deben interpretar los resultados con precaución.


Dichas compañías tienen como objetivo proporcionar recomendaciones personalizadas para alcanzar metas comunes (perder peso, mejorar la salud, estado físico o rendimiento). Pero el camino para alcanzar estos objetivos está parcialmente determinado por la genética, ya que la respuesta de un individuo a la ingesta de alimentos es el resultado de la interacción de factores metabólicos, estilo de vida, medio ambiente, factores sociodemográficos y genéticos. Se puede lograr una mejor atención nutricional al aplicar el concepto de la nutrición personalizada, la cual fusiona las recomendaciones nutricionales y las individualiza de acuerdo al perfil genético, el estado de salud, preferencias alimentarias y características ambientales.

Tradicionalmente la nutrición personalizada se basa en adaptar la dieta de acuerdo a las necesidades y preferencias individuales, pero gracias a la evolución de la tecnología y conocimiento genético, la nutrición puede contribuir a la reducción y prevención de enfermedades. La utilización de la nutrigenómica en la nutrición como herramienta ayudará a personalizar las intervenciones nutricionales, lo que puede facilitar cambios más grandes, más apropiados y fáciles de sostener en los comportamientos de alimentación (y el estilo de vida) lo cual puede ayudar a reducir las desigualdades de salud.


(1). Variabilidad genética: La diferencia en el ADN entre los individuos.

(2). Genotipificación: El proceso de determinar las diferencias en la composición genética (genotipo) de un individuo mediante el examen de la secuencia de ADN del individuo.

Daniela Ortiz Quiñones

Estudiante de la Licenciatura de Nutrición

daniela@habitosinteligentes.com

216 vistas

#EligeInteligente

  • Spotify_HabitosInteligentes
  • HabitosInstagram
  • Facebook Habitos
  • Twitter Habitos

©2020 Hábitos Inteligentes.