Lo que debo saber del “ayuno intermitente”

Hoy en día existen una gran cantidad de dietas o estrategias para bajar de peso, muchas veces es tanta la desesperación que terminamos escuchando comentario como: “sigue tal alternativa, a mí me funcionó” ó “ésta es la mejor forma para bajar de peso y sirve para todas las personas” por eso nuestro objetivo con esta publicación es que conozcas en que se basa el ayuno intermitente, ya que es un tema muy famoso en la actualidad.


El ayuno intermitente se trata de una restricción en el consumo de alimentos, seguido de una alimentación normal.



El ayuno no puede considerarse una dieta, puesto que es una pauta que implica restringir alimentos durante un tiempo determinado, mientras que el concepto de dieta es la ingesta habitual de alimentos y bebidas.

Existen tres tipos de ayuno:

  • Ayuno en días alternos: Alternar días consumo normal de alimentos con días de ayuno. En los días de ayuno se hace una restricción del 25% de las calorías que se necesitan y una restricción máxima a un total de 500 calorías.

  • Método 5:2: Periodo normal de alimentación 5 días a la semana y periodo de restricción de calorías durante 2 días (máximo 500 calorías)

  • Método 16:8: Ayuno todos los días durante 16 horas y con un periodo de alimentación de 8 horas al día.

La ciencia ha destacado algunos beneficios como los siguientes, siempre y cuando nos alimentemos de forma saludable.

  • Diversos estudios han demostrado que existe un aumento de la producción de la hormona de crecimiento (importante para la pérdida de grasa y mantenimiento de la masa magra)

  • Durante el periodo de ayuno, los niveles de insulina disminuyen y esto ayuda a una utilización de grasa como fuente de energía.

  • Mejor control sobre las hormonas del apetito (leptina y grelina)

  • Se puede preservar la masa muscular y al mismo tiempo se va perdiendo grasa, sin embargo, esto todavía no está 100% demostrado.

Hay ciertos candidatos en los que el ayuno intermitente podría ser una opción, como tener un apetito reducido, personas que se saltan el desayuno y no llegan con mucha hambre a la comida, poco tiempo para realizar sus comidas y en últimas fases de perdida de grasa corporal, pero siempre tomando en cuenta que es una estrategia a corto plazo. Se desconocen las posibles consecuencias a largo plazo, además de que no es para todo el mundo y siempre se tiene que llevar control por un profesional.



En resumen, el ayuno intermitente podría mejorar la salud; sin embargo, se necesita más investigación clínica antes de recomendar su uso

La Organización Mundial de la Salud no lo incluye entre sus recomendaciones para prevenir la obesidad y otras enfermedades crónicas, sino que promueve una dieta saludable y el ejercicio físico habitual. Asimismo, la Asociación de Dietistas del Reino Unido y el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer coinciden en reconocer que, a pesar de que se han visto beneficios potenciales para la salud con el ayuno, esta práctica puede provocar importantes efectos adversos como irritabilidad, dificultad para concentrarse, trastornos del sueño, deshidratación y deficiencias nutricionales, y que se desconocen posibles consecuencias para la salud a largo plazo.

Al final lo más importante es crear hábitos a largo plazo y junto con esta estrategia puede haber problemas con la adherencia, ya que somos humanos y la mayor parte del tiempo queremos estar ingiriendo alimentos.



Lic. Nut. Nora López

nora@habitosinteligentes.com



346 vistas

#EligeInteligente

  • Spotify_HabitosInteligentes
  • HabitosInstagram
  • Facebook Habitos
  • Twitter Habitos

©2020 Hábitos Inteligentes.