• ELN. Daniela Ortiz

Lácteos, ¿buenos o malos?


Los lácteos y sus derivados se consideran un grupo de alimentos indispensables en una dieta, ya que aportan gran cantidad de macro y micronutrientes como vitamina D y calcio, los cuales son esenciales para un correcto desarrollo y crecimiento (durante la infancia y adolescencia es cuando más se necesitan estos nutrientes) para mantener la salud ósea durante la adultez y vejez.

Los lácteos están compuestos por carbohidratos, proteínas y en mayor o menor medida grasas.

En la categoría se incluyen alimentos como la leche, yogurt, cualquier tipo de queso y mantequilla.


Beneficios

  • Mejora la digestión gracias a los microorganismos que forman parte de su composición

  • El yogur es una buena fuente de calcio y otros minerales como magnesio, potasio y zinc, también contiene vitaminas B (B1, B2, B3, B6, B9 y B12), A y E 7

  • Excelente fuente de proteínas de alto valor biológico

  • Se asocia con menor riesgo de diabetes y mejores marcadores metabólicos.

  • El consumo de yoghurt griego puede contribuir a un control de peso, por su alto contenido de proteína.

Importancia sobre la calidad nutricional de la leche y derivados:

  • Los productos lácteos más saludables provienen de vacas que son alimentadas con pasto y / o criadas en pastos.

  • Debido a la cantidad de grasas saturadas, la leche “semidescremada” es una mejor opción que la leche entera.

  • La leche puede contener gran cantidad de carbohidratos y azúcares propios de su origen.

El consumo de lácteos recomendado para un adulto es de 1 a 2 porciones al día, prefiriendo las opciones bajas en grasas y sin azúcares añadidos en el caso de los yogurts.

Los humanos tenemos las enzimas necesarias para metabolizar la lactosa y para aprovechar los nutrientes que aporta este alimento, sin embargo, en la actualidad aproximadamente el 65% de la población mundial no cuenta con la producción suficiente la enzima lactasa, por cuestiones genéticas o d lo que provoca que no se pueda hidrolizar la glucosa y galactosa de estos productos ocasionando malestar abdominal, gases, hinchazón, diarrea, etc.

Si la intolerancia no es tan severa se puede optar por opciones “deslactosadas” a las cuales se les ha agregado artificialmente la enzima lactasa para poderla digerir, en caso de intolerancia severa, el consumo de lácteos debe restringirse y sustituirla por leches vegetales.

Las leches o bebidas vegetales son aquellas que provienen de cereales, leguminosas o grasas, sin embargo, este tipo de bebidas regularmente contienen mayor cantidad de grasas y azúcares añadidos, aunque bajo contenido calórico y a diferencia de la leche de vaca no contienen proteínas de alto valor biológico y debe ser adicionada con calcio y vitamina D principalmente.

El 13 de octubre la PROFECO indicó la suspensión de la venta de ciertos productos lácteos que “induce al engaño entre los consumidores” las principales razones son las siguientes:

  • Declaran productos elaborados con 100% leche cuando en su etiqueta se observan principalmente grasas vegetales.

  • No se declara el porcentaje real de caseinatos presente en el producto, el contenido en los quesos no debería ser mayor a 2% ya que a su vez puede contener altas cantidades de glutamato monosódico, el cual se ha comprobado que es dañino para la salud, por lo que % de caseinatos tiene que estar correctamente especificado en la parte frontal del producto.

  • El peso neto de los productos no se relaciona con lo que declara la marca en la envoltura.

Para que un queso pueda denominarse como tal, la Norma Oficial Mexicana PROY-NOM-223-SCFI/SAGARPA-2018 (queso, denominación y especificaciones) menciona las siguientes características:

  • Elaborado con leche indicando el animal de su procedencia

  • No contener grasas o proteínas de otro origen

  • Cultivos de bacterias y microorganismos inocuos

  • Enzimas inocuas e idóneas

  • Cloruro de sodio

  • Cloruro de calcio

  • Agua potable

Por otra parte, la NOM-181-SCFI/SAGARPA-2018 (yogurt, denominación y especificaciones), menciona lo siguiente:

“Yogurt es el producto obtenido de la fermentación de la leche, estandarizada o no, por medio de la acción de microorganismos Streptococcus thermophilus y Lactobacillus delbrueckii subespecie bulgaricus, y teniendo como resultado la reducción del pH”
  • El yogurt natural es aquel que no contiene edulcorantes, azucares añadidos, frutas, vegetales, cereales, saborizantes o aromatizantes, y pueden contener aditivos permitidos.

La eliminación de la dieta habitual de estos productos sin una indicación médica no se relaciona con un mejor estado de salud, por lo que el consumo de leche y derivados lácteos debe de ser de acuerdo al gusto de cada persona, mientras no se presenten alteraciones digestivas y cuidando las porciones de acuerdo al requerimiento individual

ELN. Sofía Fernanda García Arriaga

8 vistas

#EligeInteligente

  • Spotify_HabitosInteligentes
  • HabitosInstagram
  • Facebook Habitos
  • Twitter Habitos

©2020 Hábitos Inteligentes.