• LN. Dulce Valenciano

6 razones para hacer del desayuno un hábito inteligente

En México se estima que 2 de cada 10 niños no desayuna, sin tomar en cuenta que una gran parte de la población adulta tampoco lo hace y en estos últimos años se ha incrementado debido a métodos como el ayuno intermitente o bien, por la creencia de saltar tiempos de comida con el objetivo de disminuir el peso.


Te damos 6 buenas razones para comenzar a hacer del desayuno un hábito inteligente.


1. Mejora el rendimiento físico e intelectual, pues constituye la primera fuente de energía que el cerebro necesita después del ayuno durante la noche al permanecer dormido. Tanto en niños y adultos incrementa la capacidad para concentrarse y por lo tanto, la productividad.


2. Favorece una correcta alimentación, un desayuno balanceado constituye del 20 al 25% del requerimiento calórico total además de que contribuye a que se logre una ingesta de nutrientes adecuada. Quienes desayunan correctamente suelen llevar a cabo el resto de las comidas del día junto con una composición equilibrada.


3. Reduce la ansiedad y permite con esto llegar al tiempo de comida con una sensación de hambre más moderada y de esta manera ser más conscientes a la hora de comer.

4. En pacientes diabéticos previene alteraciones en el organismo como hipoglucemias(niveles bajos de glucosa en sangre).


5. Forma parte de un buen momento familiar, al tomarse un pequeño lapso para convivir y, porque no, para crear y establecer buenos hábitos alimentarios.


6. Mejora el estado de ánimo ya que al sentirte con energía desde la mañana podrás realizar con mejor actitud tus actividades del día. Desayunar ayuda a evitar que el organismo se estrese y por lo tanto, te sentirás de mejor humor.


En muchas ocasiones hemos escuchado o leído que el desayuno es la comida más importante del día, pero realmente tiene la misma importancia que comer y cenar.


Un desayuno saludable debe estar compuesto por los tres principales nutrientes:


· Carbohidratos: fruta de temporada, tortilla de maíz o nopal, avena, quinua, arroz y pan integral, así como no olvidar la fibra que nos aportan las verduras.

· Proteínas: huevo, yogurt natural, leche de vaca descremada, queso panela, queso cottage, jocoque, requesón, atún, sardina, salmón, pechuga de pollo. Y también proteínas vegetales como leguminosas; frijol, lentejas, habas y garbanzos.

· Grasas: aguacate, aceite de oliva, nueces, almendras, cacahuates, semillas.


Recuerda que cada individuo tiene distintos requerimientos, objetivos y hábitos. Donde realmente radica el impacto que tendrá el desayuno en nuestra salud es en la calidad y cantidad de los alimentos que acostumbramos a consumir. Te invitamos a que continúes eligiendo inteligente.



31 vistas

#EligeInteligente

  • Spotify_HabitosInteligentes
  • HabitosInstagram
  • Facebook Habitos
  • Twitter Habitos

©2020 Hábitos Inteligentes.