5 Pasos para realizar una cena saludable

En la actualidad existen muchas corrientes acerca de la nutrición y la manera en la que deberíamos realizar nuestras comidas, poniendo en duda el como deberíamos alimentarnos en el transcurso del día.

Es muy común escuchar que debemos desayunar como reyes, comer como príncipes y cenar como mendigos. Esta afirmación es totalmente errónea porque cada tiempo de comida tiene su importancia y objetivo en nuestra salud.

No podemos pensar que un solo tiempo de comida es el culpable de que no bajemos de peso.

La cena la tenemos que ver con la misma importancia que el desayuno y la comida. Tiene que ser equilibrada y con una buena calidad nutricional, de acuerdo a los requerimientos personales.

La cena por sí sola no tiene ninguna característica que haga que los alimentos de la noche engorden más que los del día porque nuestro cuerpo sigue funcionando de la misma manera a todas horas. Lo que sí es muy cierto, es que si al momento de la cena, y de manera constante, comemos pizzas, hamburguesas y tacos, podría ser perjudicial.

Lo único real es que si comemos de 2 a 3 horas antes de acostarnos podemos evitar problemas de digestión y dormiremos 8 horas seguidas, sin interrupción, gracias a la sensación de satisfacción. Lograr que nuestro cuerpo esté satisfecho nos ayudará a conciliar y mantener el sueño.

Una cosa muy diferente es acostumbrarnos a desayunar y comer muy bien y al momento de llegar a la casa, consumamos alimentos de baja calidad nutricional por no querer cocinar, estar cansados o tener un hambre exagerada y ahí si la cena podría afectar nuestra salud ya que no sería ni equilibrada ni te aportaría los nutrientes necesarios.



Por eso te mencionamos 5 recomendaciones que podrán ser de ayuda para realizar una cena saludable:


  1. Piensa en la cena como un tiempo de comida más de tu día a día, equilibra tu plato, incluyendo cada grupo de alimentos, tales como; cereales, alimentos de origen animal, verduras y grasas saludables.

  2. Evita alimentos que antes de dormir puedan ocasionar malestar o sensación de pesadez, platillos con exceso de grasas, carbohidratos o calorías.

  3. Si antes de dormir decides ingerir algún snack por sensación de hambre consume preferentemente grasas saludables, verduras y pocas proteínas.

  4. Que tus preparaciones siempre sean a la plancha, asado, fresco, hervido o al horno. Evita añadir exceso de grasa y así evitarás malestares gastrointestinales al momento de dormir.

  5. Agrega alimentos altos en fibra en tu cena para aumentar tu nivel de saciedad y evitar antojos nocturnos. Dentro de los alimentos que más aportan fibra se encuentran: cereales integrales, pan de grano integral, manzana, plátano, lechuga, zanahoria, brócoli, calabazas, lentejas, frijoles, chícharos y habas.




Al final del día, lo importante es mantener un balance energético en lo que consumes de acuerdo a tus requerimientos nutricionales. No te enfoques en eliminar tiempos de comida o alimentos.

La alimentación es para disfrutarla y en vez de quitar mejor añadir cosas que puedes comer día a día, que pueden ser beneficiosas para tu salud.

Lic. Nut. Nora López

nora@habitosinteligentes.com

101 vistas

#EligeInteligente

  • Spotify_HabitosInteligentes
  • HabitosInstagram
  • Facebook Habitos
  • Twitter Habitos

©2020 Hábitos Inteligentes.